Las jóvenes obesas tienen niveles mucho más altos de testosterona que las de peso regular mientras que en los hombres ocurre lo contrario, los obesos tienen menos testosterona que los demás, según dos estudios.

Uno de los estudios, publicados en el “Journal of Clinical Endocrinology and Metabolism”, revela que las jóvenes obesas que atraviesan la etapa de la pubertad tienen entre dos y nueve veces más testosterona que las que no padecen sobrepeso.

Los investigadores que han llegado a esta conclusión alertan de que los niveles demasiado altos de esa hormona -que entre otras funciones, regula el apetito sexual-, pueden generar problemas reproductivos o provocar desajustes de otro tipo, como un excesivo crecimiento de pelo.

El otro estudio, en el que se examinan los cambios de testosterona en algo más de 1,660 hombres, indica que la presencia de esa hormona disminuye con la edad pero precisa que, cuando un hombre es obeso, experimenta una pérdida de testosterona similar a la que se produce con diez años de envejecimiento.

Esta investigación revela además que los hombres que sufren algún trauma, como la pérdida de un familiar cercano, también experimentan una fuerte caída de testosterona.

La testosterona es una hormona propia del género masculino, pero que también producen las mujeres aunque en menor cantidad.

Permite desarrollar los músculos y cumple también importantes funciones en la regulación de aspectos como el humor, el apetito sexual y la sensación de bienestar. El Economista

Post relacionados