Ya sea trotar alrededor del parque, hacer pesas o nadar, una hora de ejercicio vigoroso por día puede reducir el riesgo de padecer cáncer intestinal, reveló estudio.

Incluso limpiar la casa, o realizar dos horas de actividad menos potente pueden hacer la diferencia, según la investigación, que incluyó a más de 413,000 personas de 10 países europeos.

“Este estudio es significativo por el enorme tamaño de la muestra y los diferentes niveles de actividad analizados a lo largo de los países europeos”, dijo la doctora Christine Friedenreich, de la Agencia Internacional para la Investigación sobre Cáncer (IARC por su sigla en inglés), en Lyon, Francia.

“Esto permitió un análisis más exhaustivo de cómo la actividad física influencia el riesgo de cáncer de colon”, agregó la principal autora del trabajo.

La investigación fue publicada por científicos que trabajan para European Prospective Investigation into Cancer and Nutrition (EPIC), diseñada para investigar las relaciones entre la dieta, la nutrición, el estilo de vida y los factores ambientales, y el cáncer.

Un equipo de expertos internacionales analizó el impacto del ejercicio físico sobre el riesgo de cáncer de colon y halló que las personas con los mayores niveles de actividad eran un 22% menos propensas a desarrollar la enfermedad.

El riesgo fue incluso menor, hasta un 35% menos, en el caso de los tumores ubicados en el lado derecho del colon.

A pesar de que el ejercicio tuvo mayor impacto en la reducción del riesgo de cáncer en las personas de peso normal, también resultó beneficioso para una menor cantidad de hombres y mujeres que tenían sobrepeso o eran obesos.

No obstante, la actividad física no tiene un efecto protector contra el cáncer rectal.

Los cánceres de colon y recto se encuentran entre los tipos más comunes en los países desarrollados. Más de 940,000 casos son diagnosticados por año y alrededor de 492,000 personas mueren a causa de la dolencia, según el IARC.

Los expertos en salud estiman que cerca del 70% de los casos podrían prevenirse con cambios en la dieta y el ejercicio.

El profesor Elio Riboli, coordinador de EPIC del Imperial College London, dijo que el amplio número de personas incluido en la investigación era importante.

“Estamos particularmente interesados en los resultados que encontramos para diferentes partes del colon y el recto, que no fueron factibles en estudios previos debido a los tamaños menores de las muestras y a la falta de datos sobre la ubicación de los tumores”, manifestó Riboli en un comunicado. El Economista

Post relacionados

  • Ratas alimentadas con transgénicos tienen más tumores

    Los tumores del tamaño de una pelota de ping-pong detectados en ratas alimentadas con maíz transgénico por un equipo de investigadores podrían...

    Pubblicato il:
  • Dieta vegetariana para artritis reumatoide

    Los pacientes con artritis reumatoide podrían reducir su alto riesgo de infartos con una dieta estrictamente vegetariana y libre de gluten,...

    Pubblicato il:
  • 4 habitos para prolongar su vida

    Un estudio realizado por un grupo de investigadores británicos, reveló que las personas que beben de manera moderada, hacen ejercicio, no fuman...

    Pubblicato il:
  • Los beneficios del plátano

    Una de las ventajas del platano es que su mantiene la pulpa en máximas condiciones de higiene. La mantiene protegida hasta el momento de su...

    Pubblicato il:
  • Arandanos evitan cancer de colon

    Un compuesto en los arándanos podría ser bueno para evitar el cáncer intestinal, afirman científicos estadounidenses. El ingrediente clave,...

    Pubblicato il:
  • Alimentos desintoxicantes

    Estos son los alimentos que limpian y desintoxican tu organismo Mantén tu organismo libre de toxinas, incluyendo en cada comida al menos uno...

    Pubblicato il: