Científicos en el estado de Nueva York afirma haber descubierto un prometedor método para diagnosticar la enfermedad de Alzheimer mediante una muestra del líquido cefalorraquídeo del paciente, según informa la Universidad Cornell de Nueva York.

La importancia del hallazgo radica en el hecho de que hasta ahora sólo es posible diferenciar el Alzheimer de otros tipos de demencia mediante los síntomas y por el examen del cerebro en la autopsia tras el fallecimiento del enfermo.

Los investigadores encontraron que un conjunto de 23 proteínas determinadas se hallaban habitualmente en el líquido cefalorraquídeo de los enfermos del Alzheimer.

La presencia de esta combinación de proteínas es calificada por los investigadores de “una huella dactilar neuroquímica” del Alzheimer.

Este hallazgo podría permitir en un futuro que, mediante una simple punción lumbar, un médico pueda diagnosticar, con razonable seguridad, si un enfermo padece o no Alzheimer, lo cual facilitaría el tratamiento temprano de la enfermedad.

El Alzheimer, que progresivamente va eliminando la capacidad de memoria de los enfermos, afecta a millones de personas en el mundo. El Economista

Post relacionados