El chocolate no sólo es uno de los placeres más dulces del mundo, una gran fuente de energía y antioxidantes y un promotor de la producción de endorfinas, sino que ahora también es el ingrediente principal de un nuevo tratamiento reductivo.

Llamada “La terapia de la felicidad”, este procedimiento es capaz de reducir de dos a tres tallas, es decir, de seis a ocho kilos, en dos meses, aproximadamente.

“Bajar de peso nunca había sido tan placentero”, señala Francisco García, director de Belleza Permanente.

“Desde hace unos años, la chocoterapia es uno de los tratamientos estrella de los spas, pues el gran beneficio de las mascarillas hechas con cacao consiste en dejar la piel suave y tersa por sus propiedades humectantes y emolientes.

“Pero con esta nueva técnica se avanza un paso más en el mundo de la belleza, ya que con la combinación de otras tecnologías se logra la reducción de tallas.

“El paciente no sólo come chocolates durante el tratamiento en cabina, sino que se lleva una caja a su casa para completar el ciclo y lograr el objetivo”, explica el director de la clínica.

Paso a paso

Antes de comenzar “La terapia de la felicidad”, la persona se come un chocolate y otro más al finalizar.

“No se trata de cualquier chocolate, sino de unos que son elaborados por un laboratorio francés. No contienen leche ni azúcar; en cambio, están elaborados con cacao puro y adicionados con fibra, la cual produce una sensación de saciedad al comerlos”, explica Francisco García.

El tratamiento en cabina incluye los siguientes pasos:

– Exfoliación: con la ayuda de una mascarilla especial hecha con cacao y azúcar. El objetivo es eliminar las células muertas de la epidermis y abrir los poros para que los productos que se aplicarán posteriormente penetren a las capa internas de la piel.

– Mascarilla hidratante: elaborada con chocolate. Tiene propiedades hidratantes y está indicada para reducir medidas.

– Vacu-Press: este aparato médico estético de tecnología alemana ayuda a que penetren las sustancias del producto y, es auxiliar en la remoción de grasa ya que trabaja directamente en estos depósitos.

– Manta térmica: continua el proceso de eliminación de grasa.

– Gel de menta: contiene propiedades reafirmantes, para evitar la flacidez de la piel cuando se reducen medidas.

– Ducha: para eliminar totalmente los residuos de todos los productos aplicados.

¡Ojo! No es una técnica milagrosa

“Es importante aclarar que no se trata de un procedimiento milagroso con el cual las personas con obesidad van a quedar como modelos ni garantiza que van a bajar 40 kilos.

“Es una técnica muy efectiva para quienes desean eliminar unos cuantos kilos, de manera placentera”, aclara Francisco García.

El tratamiento completo consta de 10 sesiones en cabina y dos chocolates diarios, que se toman antes del desayuno y la comida.

¿Por qué es efectivo?

El bariatra Renato Cortés explica que se recomienda que los chocolates se coman antes de los alimentos principales del día (desayuno y comida) porque gracias a la fibra que contienen producen una sensación de saciedad y eso permite que las personas controlen con mayor facilidad la cantidad y calidad de alimentos.

“Por otra parte, los chocolates sólo tienen 45 calorías y no contienen grasa ni azúcar, de manera que colaboran a que el paciente no vuelva a subir de peso.

“Esta terapia se completa con un plan de alimentación trazado de acuerdo con las necesidades y condiciones de cada paciente. Es imposible pensar en una terapia reductiva sin considerar un plan de alimentación adecuado.

“Para reducir medidas debemos considerar que es obligado un cambio de hábitos. De nada servirían las sesiones en cabina y la ingesta de los chocolates franceses si la alimentación habitual del paciente está saturada de grasas, azúcares y carbohidratos. Los resultados no serían los deseados”, finaliza el médico. El Universal

Post relacionados