Un equipo de investigadores españoles ha descubierto la proteína Vav3 que resulta fundamental para el equilibrio del sistema cardiovascular, ya que su ausencia provoca hipertensión, informó hoy el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) de España.

El hallazgo se ha demostrado en ratones modificados genéticamente que carecen de esa proteína, afirmaron fuentes del CSIC, que precisaron que el descubrimiento permitirá estudiar las diferentes etapas del desarrollo de la hipertensión y podrá aplicarse en el futuro al diagnóstico de pacientes y al diseño de nuevos fármacos.

La investigación fue dirigida por Xosé Bustelo, científico del Centro de Investigación del Cáncer (un centro mixto del CSIC y de la Universidad de la ciudad española de Salamanca) y los resultados de la misma se han publicado en la edición digital de “Nature Medicine”.

Bustelo precisó que la clave del descubrimiento radica en que una sola proteína afecta al nivel global de funcionamiento del sistema cardiovascular, e indicó que hasta ahora se conocían muy pocos ejemplos de desarrollo de hipertensión por la alteración de un único gen.

El equipo investigador comprobó en los ratones modificados genéticamente que la supresión de la “Vav3”, una proteína implicada en el desarrollo del cáncer y en la regulación de la motilidad y forma de las células, produce, entre otras dolencias, hipertensión y defectos graves en el corazón, los vasos sanguíneos y los riñones.

Los ratones modificados genéticamente permitirán a los investigadores profundizar en el conocimiento de los órganos que funcionan defectuosamente en ausencia de esta proteína.

Del primer estudio se dedujo que los defectos encontrados en los ratones son consecuencia de una activación crónica del sistema nervioso simpático, una rama del sistema nervioso que se encarga de regular algunos procesos biológicos básicos, como la respiración o el sistema cardiovascular.

El equipo del CSIC responsable del hallazgo destacó la importancia del mismo desde el punto de vista clínico, ya que la taquicardia dependiente del sistema simpático se considera un factor de riesgo importante para el desarrollo de enfermedades cardiovasculares en humanos.

Observó además similitudes entre la enfermedad cardiovascular de los ratones y la propia de los humanos, entre ellas que el desarrollo de la hipertensión es progresivo en el tiempo y alcanza los máximos niveles en los adultos.

Los científicos comprobaron que los problemas ocasionados por la falta de Vav3 se pueden eliminar eficazmente con medicamentos utilizados para el tratamiento de la hipertensión en humanos.

Post relacionados