Un nuevo medicamento capaz de poner un cerco a la mortal hipertensión se encuentra en la antesala de las farmacias.

La gente le llama “presión alta” y los médicos la definen como hipertensión, pero sin importar el nombre que se le dé a esta letal enfermedad, catalogada como “el asesino número uno en el mundo”, un nuevo fármaco con muchas probabilidades de combatirla se encuentra en el periodo final de aprobación y puede llegar a cambiar la vida de millones de personas.

La farmacéutica Novartis realiza las últimas pruebas con el Rasilez (aliskiren), “el primer inhibidor oral directo de la renina”, el cual tiene un efecto significativo y sostenido sobre la presión arterial por un periodo de 24 horas, si se usa solo o en combinación con el diurético hidroclorotiazida (HCTZ).

La hipertensión arterial, con sus consecuencias, es considerada el asesino número uno en el mundo, ya que afecta a casi mil millones de personas. Ante lo cual, un elevado número de pacientes, incluso los no controlados con los tratamientos actuales, “habla de la urgente necesidad de nuevas opciones”, afirma el doctor James Shannon, director de Desarrollo en Novartis Pharma.

“Los datos obtenidos con el uso de Rasilez destacan nuestro compromiso en desarrollar nuevos medicamentos para ayudar a los médicos a controlar la presión arterial de sus pacientes”, destaca el especialista.

De aprobarse, será el primer tratamiento terapéutico para personas hipertensas después de una década sin novedades en este campo. Este fármaco actúa en el sistema renina, elemental para la regulación de la presión arterial.

Los datos sobre su uso experimental se presentaron durante la Reunión y Exposición Anual de la Sociedad Americana para la Hipertensión (American Society of Hypertension), celebrado en Nueva York. Su efecto en la reducción de la presión hasta por 24 horas es importante, debido a que, a menudo, ésta se eleva en las primeras horas de la mañana.

Los trámites para su registro en Estados Unidos se completaron en abril pasado, mientras que en Europa finalizarán a finales de este 2006. El nombre comercial Rasilez está pendiente a la autorización de la FDA y otras aprobaciones regulatorias. El Universal

Post relacionados