El número de parejas extranjeras que viajan a la India en busca de madres de alquiler no deja de aumentar cada año, según el Centro de Investigación de la Fertilidad (FRC).

La India ofrece una opción más económica a parejas occidentales que encuentran en este país madres de alquiler sin tener que sufrir largas listas de espera y sin merma en la calidad médica.

“Entre cinco y diez extranjeros al mes vienen a nuestra clínica atraídos por los bajos precios, casi todos en busca de madres de alquiler. Las agencias en el extranjero cobran 30,000 dólares por ello, mientras que aquí cuesta entre 4,000 y 8,000”, dijo a EFE el doctor Anoop Kr Gupta, del FRC.

Las madres de alquiler reciben en Europa unos 15,000 dólares por sus servicios, mientras que en este país perciben entre 2,260 y 4,520 dólares.

El doctor Gupta señala que la mayoría de sus clientes proceden de EU o del Reino Unido y buscan también fecundaciones in vitro y tratamientos de fertilidad a la pareja.

En India, dieciocho mujeres de bajo nivel económico en el estado de Gurajat (noroeste del país) se ofrecieron como madres de alquiler de bajo coste para las parejas extranjeras con problemas de fertilidad, según publicaron medios locales.

“Yo opté por alquilar mi útero a las parejas que no pueden tener hijos y además conseguí hacer un buen dinero”, dijo Jyotsana Patel, de 30 años, que será madre de alquiler por tercera vez.

Tejalben tiene tres hijas y una nuera que se convirtieron en madres de alquiler hace un año y medio y aseguró que, “además del dinero, me hace feliz que cuatro personas de mi familia traigan felicidad a parejas que no pueden tener hijos”.

Hay dos formas de madres de alquiler: las que utilizan sus propios óvulos fecundados por el padre y las que incuban el óvulo de la pareja fertilizado, de manera que el niño no tiene conexión biológica con ella.

Pero las madres de alquiler no son aceptadas en la sociedad india y muchas tienen que irse de sus pueblos hasta que dan a luz.

El proceso de encontrar una madre de alquiler en la India es relativamente fácil, “lo único que hay que hacer es poner un anuncio en el periódico”, dijo a EFE el doctor Gupta.

La pareja y la candidata firman en la clínica un contrato tipo proporcionado por el Consejo Médico de Investigación de la India (ICMR), organismo que rige la carrera médica en el país.

Según la legislación del ICMR, las madres de alquiler no pueden tener más de 45 años y deben satisfacer todos los criterios para llevar a cabo un embarazo exitoso, entre ellos pasar por la prueba del HIV, no tomar drogas y que ni ella ni su marido hayan mantenido relaciones extra conyugales en los seis meses anteriores.

“En este país se pueden introducir hasta cinco óvulos fecundados, que en el caso de que todos germinarán se extraerían alguno”, explica el doctor Gupta, quién recuerda que en Europa esta práctica está prohibida y señala que el Gobierno indio prevé legislar al respecto.

Uno de los mayores problemas es el vínculo emocional de la madre biológica con el bebé, pero en el contrato queda establecido que la mujer lo entregará nada más nacer y que no habrá comunicación entre las familias una vez terminado el proceso.

De acuerdo con las directivas del ICMR, los bebés nacidos por este método deber ser adoptados por la pareja.

Así,”los niños podrán obtener un visado por afiliación y después, una vez en el país de destino, ser registrados como nacional por sus padres”, dijeron a EFE fuentes diplomáticas occidentales en Nueva Delhi.

El ICMR advierte que la tecnología de asistencia reproductiva en la India es suministrada sólo por el sector privado y que algunas de las clínicas no tienen ni la infraestructura ni el personal adecuado para llevar a cabo este tipo de intervenciones.

Para evitar que las parejas sean engañadas, se ha creado un reglamento sobre acreditación ,supervisión y regulación de este tipo de clínicas. EFE

Post relacionados