La misma sustancia que torna picantes a los chiles jalapeños podría ayudar a combatir el cáncer de próstata, según científicos estadounidenses.

En los estudios realizados, la sustancia, denominada “capsaicina”, llevó al 80% de las células cancerígenas a iniciar un proceso de autodestrucción, desatando una especie de suicidio.

Los investigadores, del Centro Médio Cedars-Sinai, en la ciudad estadounidense de Los Angeles, también determinaron que los tumores de próstata tratados con capsaicina se redujeron en tamaño.

Sin embargo, expertos británicos advirtieron que si bien la capsaicina podría ser la base para futuros medicamentos, el exceso en el consumo de chiles ha sido vinculado al cáncer de estómago.

Genéticamente modificados

Los científicos estadounidenses estudiaron ratones genéticamente modificados con células humanas de cáncer de próstata.

Los ratones recibieron dosis equivalentes al consumo de 400 miligramos de capsaicina tres veces a la semana por un hombre de 90,7 kgs de peso.
La dosis equivale a ingerir entre tres y ocho chiles habaneros, los que tienen un mayor contenido de capsaicina y por ello son aún más picantes que los jalapeños.

Normalmente, millones de células mueren cada segundo, en un proceso conocido como “apoptosis”. Millones de células nuevas también nacen cada segundo, manteniendo el conteo celular estable.

Sin embargo, las células cancerígenas logran escapar la apoptosis mediante mutaciones o alteraciones genéticas.

La capsaicina parece al mismo tiempo aumentar ciertas proteinas que participan en el proceso de apoptosis y reducir el número de proteinas producidas por las células cancerígenas.

Advertencia

“La capsaicina afectó profundamente la proliferación de células cancerígenas en los cultivos y redujo dramáticamente el desarrollo de tumores de próstata”, aseguró el Dr. Soren Lehman, director del estudio estadounidense.

Sin embargo, otros expertos hicieron un llamado a la cautela. “Se trata de una investigación de laboratorio interesante, pero aún no sabemos si podrá ayudar a los hombres que padecen cáncer de próstata”, señaló Chris Hiley, de la Organización contra el Cáncer de Próstata en el Reino Unido (The Prostate Cancer Charity).

“Eventualmente, podría ser posible extraer la capsaicina para utilizarla en medicamentos, pero debemos advertir contra el consumo exagerado de chiles picantes, lo que ha sido vinculado al cáncer de estómago en India y México”.

“Por ahora, si aquellos que padecen cáncer de próstata desean mejorar su dieta, les recomendamos evitar los alimentos altos en grasas, comer menos carne roja y procesada, aumentar su consumo de pescado e ingerir abundantes frutas y vegetales cada día”, concluyó Hiley. BBC Mundo

Post relacionados