La Bronquitis es ocasionada por virus o bacterias que ocasionan la inflamación aguda de los bronquios, que son los conductos que conectan a la tráquea con los pulmones.

Al inflamarse los bronquios la respiración se dificulta y las membranas que cubren las vías respiratorias producen grandes cantidades de moco espeso que provocan accesos de tos, dolor de pecho y congestionamiento.

Esta enfermedad afecta principalmente a niños, personas mayores y personas fumadoras.
Si la gripe o resfriado común no se atiende adecuadamente, puede desarrollarse una bronquitis.

La bronquitis puede ser aguda o crónica

La bronquitis aguda se presenta con mayor frecuencia durante la temporada de invierno y en lugares de clima frío.

Generalmente es ocasionada por los virus de la gripe o de resfriados comunes y los antibióticos en estos casos no son muy útiles. También hay algunas bacterias como el Mycoplasma pneumoniae, la Bordetella pertusis y la Chlamydia pneumoniae que la ocasionan.

La bronquitis crónica se manifiesta por tos repetitiva y constante, que dura tres meses o más. Este suele ser más frecuente una vez al año, normalmente en invierno.

La causa más común de este tipo de bronquitis es el tabaquismo, pero también el asma, el enfisema y otros problemas pulmonares crónicos aumentan la posibilidad a desarrollarla. Aunque menos frecuente, este padecimiento también puede deberse a la inhalación de polvo, productos químicos, humo de ácidos como amoníaco, ácido sulfhídrico, dióxico de azufre o a otros contaminantes ambientales como el ozono y el dióxido de nitrógeno.

Post relacionados