Aunque es bien sabido que la mejor terapia para la memoria es precisamente ejercitarla, nunca estará de más que recurramos a alguna de estas ayudas. En concreto, en el citado periódico hablaban de la flor de azahar, la levadura de cerveza, la esencia de canela, el ginkgo biloba, la lecitina de soja y el ginseng o eleuterococo. A continuación vamos a resumir brevemente las características de cada una de ellas y veremos como pueden sernos útiles para otras necesidades además de para mantener la memoria.

Flor de Azahar: es la flor del naranjo y se suele utilizar por sus efectos sedantes e incluso ligeramente hipnóticos para calmar los dolores menstruales, combatir el insomnio, el dolor de cabeza, etc. Aún así, sus aplicaciones son muy variadas y se extienden más allá de los beneficios de su ingestión, usandose también como perfume corporal o del hogar.

Levadura de cerveza: es muy rica en vitamina B y se la considera ideal como complemento para dietas pobres en carnes o vegetarianas por su alta concentración de proteínas, hierro y cromo. Además, es muy buena para el sistema nervioso y la depuración de la piel y se usa a menudo en las dietas de control de peso.

Esencia de canela: además de ayudar a combatir la ansiedad y el stress, se achacan a la esencia de canela propiedades afrodisíacas muy potentes. Por otro lado, se utiliza en ocasiones para mitigar los efectos de la gripe.

Ginkgo biloba: sus propiedades son múltiples tanto a nivel circulatorio (estimula y tonífica la circulación sanguinea) como cerebral, ya que según parece inhibe el desarrollo de edemas cerebrales. Actualmente se usa mucho para contener el deterioro de los pacientes de Alzheimer.

Lecitina de soja: como en alguno de los otros casos que citamos, la ingestión de la lecitina de soja se considera adecuada para el tratamiento de la obesidad y muy buena para la regulación del colesterol. Hoy en día es muy habitual tomarla deshidratada como acompañamiento de cualquier plato e, incluso, sola.

Ginseng: aunque hay muchos tipos de Ginseng y con distintas propiedades, en general su uso más conocido está relacionado con el combate de estados anémicos o de agotamiento. Además, recientemente se ha descubierto que su uso puede resultar beneficioso para tratar enfermedades como la diabetes o la obesidad.

Post relacionados